Al menos 18 personas han muerto y 30 han resultado heridas en un grave accidente de tráfico, que se ha producido este lunes en Alemania. Un autobús en el que iban 48 personas, entre ellas dos conductores, chocó contra un camión que estaba delante y se incendió.

Después de varias horas en las que la policía dio a las 18 personas por desaparecidas, ya que no podían confirmar cómo se encontraban, finalmente las han dado por muertas. Varios medios locales han citado que la portavoz de la policía, Anne Höffer, diciendo que “del autobús ya solo queda el chasis”.

El accidente tuvo lugar en la autopista A9, a la altura de Stammbach, en el estado de Baviera, un poco después de las siete de la mañana. El autocar embistió por detrás a un semirremolque, que iba a poca velocidad debido al tráfico congestionado.