Álvaro Zuleta e Iván SantosLos miembros de ACULCO España, Álvaro Zuleta e Iván Santos, visitaron los estudios de ACULCO Media en Londres para hablar de su labor al frente de esta ONG y de la situación de la emigración a nivel mundial, en el programa Hable con Gloria.

¿Cómo fueron los comienzos de ACULCO?

ACULCO ha sido desde el comienzo un referente de tipo intercultural, porque nosotros éramos estudiantes colombianos de doctorado. Empezamos a trabajar en 1992 con un esfuerzo de cambiar estereotipos de América Latina. Los latinoamericanos necesitamos un referente multicultural y que los inmigrantes que han venido a Europa se sientan valorados.

Iván, en tiempos de crisis que han azotado a muchas ONG, ¿cómo se sostiene ACULCO en España?

ACULCO ha sido de las pocas ONG que logra mantener la cobertura de sus servicios a nivel social y cultural. La clave ha sido la autogestión, nuestros proyectos de comercio justo, de tierra solidaria que nos permiten el intercambio con clientes sensibilizados sobre la igualdad y productos saludables. También gracias a la colaboración de socios y voluntarios, a los apoyos de los Ayuntamientos y del Gobierno estatal.

¿Cuál es su punto de vista sobre la inmigración?

La inmigración, al menos en el caso de España, ha sido invisibilizada. En los informes del CIS, pasamos de estar en el segundo lugar a casi no figurar en la lista de la problemática española. Esto quiere decir que muchos inmigrantes se han marchado, pero muchos otros se han quedado y han asumido mucho más la ciudadanía española y europea. Ha habido un proceso de integración bastante marcado.

Hay dos clases de inmigrantes: el que nunca se integró porque soñaba con retornar al país de origen y que su proyecto de integración fracasó. Luego hay otro que, si se integró, se ha ido quedando y ya no piensa en volver.

¿Qué papel ha jugado la emigración dentro del Brexit?

Álvaro:

Puede que en los últimos dos o tres años haya habido una oleada de inmigrantes que han venido a Londres, pero también se va equilibrando. Nuestra experiencia en estudios de muchos colectivos de inmigrantes, es que tampoco es tanta gente la que se mueve, porque la mayoría de las personas se quedan en sus países de origen. Así que yo no pensaría en el temor británico a una especie de invasión inmigrante. Aquí hay una población más cimentada que aporta directamente hacia el Estado británico. Uno de los grandes problemas de la inmigración, es esa especie de rechazo que hacen los países del que viene de fuera.

La idea de que los Estados cierren sus fronteras es absurda cuando las comunicaciones y la economía son prácticamente globales. Uno nunca puede elegir el país en el que nace, pero sí en el que quiere vivir.

Iván:

En el tema migratorio soy de la idea de que la inmigración se autorregula. Yo respeto la decisión de los ingleses, entiendo que las razones son de tipo cultural y político, pero si hablamos del futuro tenemos que pensar en la solidaridad.

¿Por qué está tan dividida Colombia?

Álvaro:

Porque desde la colonia Colombia ha jugado un sistema de élites clasistas. Mantiene unas oligarquías locales que son inmóviles. El gran problema de Colombia es la desigualdad social. El país sigue gobernado por esa oligarquía del norte de Bogotá, cuando tiene 14 millones de pobres absolutos. La gente que ha gobernado no ve el problema, porque no conocen la pobreza.

Iván:

En este tema hay dos aspectos claves: ese salto social que trata de igualar a la población colombiana y fortalecer a la clase media, a través de la lucha contra la corrupción y contra la pobreza. El otro factor es la identidad cultural de Colombia, que no puede pasar por los parámetros occidentales.

¿Cuáles son los próximos proyectos de ACULCO?

Lo que queremos es que estas entidades sigan vivas como proyecto humano y social, que manejen valores de tolerancia, ética y paz. Creemos que eso es lo que necesita el mundo, que la gente sea más feliz y vivir en paz, esos son los grandes valores humanos. Los seres humanos deben construir la paz entre todos.