Vanity Fair señaló que el personal de casting fue abusivo y cruel con huérfanos y niños pobres en Camboya.Pero la actriz y directora Angelina Jolie respondió a las críticas de esos supuestos incidentes ocurrieron durante las audiciones de la nueva película de Jolie, First They Killed My Father, que distribuirá Netflix.

Según la revista, los directores de reparto de la película ponían dinero frente a niños de “orfanatos, circos y escuelas de barrios pobres”, y luego les preguntaron qué necesitaban. El dinero entonces era quitado para provocar una reacción, la cual era grabada.

Esas tácticas provocaron comentarios de distintos observadores sobre los métodos usados en la audición, que fueron señalados como crueles.

La directora Jolie, emitió la siguiente declaración:

“Se tomaron todas las medidas para garantizar la seguridad, comodidad y bienestar de los niños en la película, desde las audiciones hasta la producción hasta el presente”. También dijo que padres, tutores y representantes de organizaciones no gubernamentales estuvieron presentes durante las audiciones.

Según aclaró Jolie, esas audiciones consistieron en una improvisación basada en una escena en la película. “Me molesta que un ejercicio fingido en la improvisación de una escena real en la película se haya escrito como si fuera un escenario real”, dijo Jolie. “La sugerencia de que el dinero real fue tomado de un niño durante una audición es falsa y perturbadora. Me sentiría indignada si esto hubiera sucedido”, aclaró.

La película se basa en las memorias de Loung Ung, sobre los asesinatos de la revolución de los Jemeres rojos a finales de los años 70 que terminó con un estimado de más de dos millones de camboyanos muertos.