Julio De vido quedó detenido. El juez Luis Rodríguez lo decidió por la causa en la que investiga presunta defraudación en Yacimientos Carboníferos de Río Turbio.

Carlos Stornelli,el fiscal que está detrás de los procedimientos que llevaron a la cárcel al exfuncionario, aseguró que el exministro puede aceptar el régimen especial de beneficios que la Justicia tiene para los arrepentidos.

“Podría ser un arrepentido, pero no depende de mí. Hay personas que declararon, que falta declarar. No es conveniente que ventile el caso en forma pública, pero sus abogados pueden solicitar audiencia para ver si se quiere acoger o no a los beneficios de esa ley”, argumentó Stornelli.

El funcionario judicial indicó que, si bien no puede hacer “elucubraciones”, no puede saber “cuánto tiempo estará detenido”. “Depende de muchas contingencias que se pueden dar en un proceso penal”, afirmó.

El exministro ya está preso en Ezeiza.

De Vido pasará la noche en el Hospital Penitenciario Central (HPC), donde le harán un chequeo médico antes de llevarlo a su celda porque es insulino-dependiente.

La Cámara de Diputados había aprobado los pedidos judiciales de desafuero para que pudieran detenerlo.