Cinco diputados, entre ellos la conservadora Sarah Wollaston, presidenta del Comité de Selección de Salud de los Comunes, escribieron al canciller solicitando que el Gobierno abandone sus pretensiones “incorrectas” de poner 10 billones de libras en el presupuesto del Sistema Nacional de Salud y que admitan la gravedad de su escasez financiera.

En la misiva los diputados escribieron: “El uso continuo de la figura de £ 10 bn para el gasto en salud adicional hasta 2020-21 no sólo es incorrecto, sino que se arriesga a dar una falsa impresión de que el NHS está inundado de dinero en efectivo”.

“Esta cifra se combina a menudo con una afirmación de que el Gobierno ha dado el NHS lo que pidió”. Una vez más, esta afirmación no resiste el análisis. El gasto no puede ser visto de manera aislada de otras áreas del gasto en salud”.

Aparte de Wollaston los otros firmantes son: el Dr. James Davies, un diputado conservador que es también un médico de familia; el laborista Ben Bradshaw, ex ministro de Salud; la MP laborista Emma Reynolds; y el Dr. Philippa Whitford del Partido Nacional Escocés, que es un especialista en cáncer de mama del NHS.

Los parlamentarios afirmaron que “la cifra de £ 10 bn sólo puede alcanzarse mediante la adición de un año extra para el período de revisión de los gastos, el cambio de la fecha en que se calcula el incremento términos reales y sin tener en cuenta el presupuesto total de salud”, concluyeron.