Según un informe de los servicios de Inteligencia de Nueva Zelanda, que han sido desclasificados recientemente, un joven de 17 años intentó matar a Isabel II en 1981.

Los hechos ocurrieron en Dunedin el 14 de octubre de 1981. La multitud que se agolpaba alrededor de Isabel II había escuchado algo similar a un disparo.

En aquel momento, la Policía achacó el ruido a la caída de una señal, pero los documentos del SIS afirman que hubo un disparo y que fue perpetrado por Christopher Lewis, de 17 años.

Parece que las autoridades intentaron encubrir lo sucedido, pese a que consiguieron detener a Christopher y encontraron un fusil y un cartucho usado en un edificio que estaba junto al desfile.

El comunicado explica que “Lewis pretendía asesinar a la monarca” pero que “no tuvo un punto de observación adecuado para disparar, ni un fusil lo suficientemente potente”.