El Gobierno de Ecuador volvió a cortar este martes todos los sistemas que permiten a Assange hacer comentarios y acceder a información internacional para evitar que se entrometa en los asuntos de otros países.

Esta decisión ha sido tomada, después de que el fundador de WikiLeaks opinara sobre Reino Unido, Rusia y la filtración de datos de Cambridge Analytica. Según un comunicado que publicó este miércoles Ecuador: “Assange no complió el compromiso escrito con el Gobierno a finales de 2017, por el que se le obligaba a no emitir mensajes que pusieran una injerencia en relación a otros Estados”.

Por este motivo el Gobierno de Ecuador le ha cortado el Internet y la posibilidad de que se apliquen otras medidas ante la falta de compromiso de Julian Assange, que se refugió en la Embajada de Ecuador en Londres en 2012, después de ser acusado de una supuesta agresión sexual.