El Gobierno de Estados Unidos, liderado por Donald Trump, anunció este lunes que terminará con el Estatus de Protección Temporal para unos 200.000 inmigrantes salvadoreños. Se trata de un programa especial, que evitará la deportación de los migrantes.

Los ciudadanos de El Salvador que se hayan acogido al Estatus de Protección Temporal tienen 18 meses, es decir, hasta septiembre de 2019, para irse de Estados Unidos u obtener otro permiso de residencia legal para quedarse. En caso de no hacerlo serán considerados inmigrantes indocumentados y pueden ser deportados en cualquier momento.

Este programa comenzó a llevarse a cabo en 2001, después de que se produjeran dos terremotos graves en El Salvador. El Estatus de Protección Temporal se creó en 1990 para dar visados temporales y permisos de trabajo a ciudadanos que han sido afectados por desastres naturales o por guerras.