El Ejecutivo español no asistirá a la toma de posesión de Quim Torra como presidente del Gobierno catalán al entender que la Generalitat le ha intentado “imponer el nivel de delegación gubernamental”. Según informaron fuentes de Moncloa, el Ejecutivo cree que el modelo de acto coordinado por la Generalitat “degrada la propia dignidad de la institución” y no lo aceptan.

Torra toma posesión como el presidente número 131 del Gobierno de Cataluña en un acto “sobrio”, con pocos invitados en el Palau de la Generalitat. El Ejecutivo español anunció que no asistiría, 20 minutos antes de que comenzara el acto.

La fórmula que se utilice para asumir el cargo del próximo presidente de la Generalitat y sus consejeros será fundamental para finalizar con la aplicación del artículo 155 de la Constitución española. El delegado del Gobierno estatal en Cataluña, Enric Millo, afirmó que las medidas del 155 aprobadas por el Senado acabarán cuando se haya constituido un Govern que acate “públicamente” la ley.