Hace dos días falleció una de las grandes representantes del laborismo. Tessa Jowell, murió a los 70 años de edad, como consecuencia de un cáncer cerebral, dejando un legado dentro del Partido Laborista y de las políticas sociales, culturales y olímpicas de Reino Unido.

Esta política laborista, será especialmente recordada por su trabajo como ex secretaria de Estado de Cultura, Medios de Comunicación y Deporte. También se llevó el sobrenombre de ministra de los Juegos Olímpicos fuera de Westminster, ya que fue una firme partidaria de que este evento deportivo se celebrara en la capital británica.

Tessa Jowell inició su andadura política a nivel nacional como Miembro del Parlamento por Dulwich en 1992. Tras la inesperada muerte de John Smith en 1994, Jowell fue una de las primeras parlamentarias en apoyar a Tony Blair para que fuera su relevo. Desde ese momento, ocupó un puesto en la bancada laborista en los siguientes 18 años.  En esta etapa destacó su cargo como secretaria de Estado de Cultura, Medios de Comunicación y Deporte desde 2001 a 2007 y como Ministra de los Juegos Olímpicos entre 2005 y 2010.

Su personalidad entusiasta y sus intereses sociales hicieron que se convirtiera en un referente en medidas sociales, culturales y mediáticas. Durante su carrera recibió varios informes políticos de relevancia como las iniciativas de radiodifusión, leyes de apuestas, legislación de igualdad, etc.

Su popularidad hizo que se le encargara la responsabilidad de apoyar a las víctimas de las familias británicas, en los ataques que tuvieron lugar en 2001 en el World Trade Center de Nueva York. También apoyó a las personas atrapadas en los atentados terroristas que tuvieron lugar en 2005 en el metro de Londres.

Sin duda, hace dos días que se marchó una de las grandes personalidades del laborismo británico, una mujer entusiasta y defensora del “nuevo laborismo”, que supo conectar con los ciudadanos y ganarse el sobrenombre de la “política de la gente”.