Este jueves se ha dado por concluida la quinta ronda de negociaciones entre la Unión Europea y Reino Unido por el Brexit. El líder negociador europeo, Michel Barnier, ha explicado que “no se han dado pasos hacia delante”,  y que entre la Unión Europea y Reino Unido “hay un bloqueo en cuestiones financieras”.

Los dos próximos meses serán vitales para que las negociaciones avancen. La siguiente ronda de negociación será en diciembre. Si no se llegara a un acuerdo entre las dos partes, las consecuencias podrían ser muy negativas.

Los tres aspectos que Europa quiere conseguir en un primer momento son: que Reino Unido pague todo lo que debe, que ronda los 60.000 millones de euros, mientras que Reino Unido ha ofrecido 20.000; quiere concretar los derechos de los ciudadanos europeos en Reino Unido y de los británicos en Europa, y negociar sobre Irlanda del Norte.

David Davis, el ministro británico del Brexit, ha expresado que “el acuerdo debe ser beneficioso para todos”.