Este domingo, el papa Francisco concluyó su viaje a Colombia con una misa en la zona portuaria de Cartagena, en la que comentó que se debe implicar a la gente en el proceso de paz.

Durante este último acto, Francisco dio un discurso más político en el que habló del proceso de paz con las FARC y la negociación que se está llevando a cabo actualmente con el ELN, especialmente por la polarización que está viviendo la sociedad.

El papa recordó que Cartagena de Indias es la ciudad sede de los Derechos Humanos en Colombia y que durante estos procesos de paz “donde se observa una delicada armonía entre la política y el derecho, no se pueden obviar los procesos de la gente”.

El papa explicó que en una Colombia en la que hay un alto nivel de tensión y posturas divididas por los acuerdos de paz con las FARC, no se puede convertir en “un  proyecto de pocos para unos pocos, o una minoría ilustrada o testimonial que se apropie de un sentimiento colectivo”.