Esta madrugada, el Parlamento británico aprobó el trámite del proyecto de ley para la retirada de Reino Unido de la Unión Europea. Esta medida acabará con las ventajas de las normas comunitarias en el Reino Unido cuando el país salga definitivamente de la Unión Europea.

Los tories, que no cuentan con mayoría absoluta en la Cámara, tuvieron el apoyo de los diez diputados del Partido Democrático Unionista (DUP) y de siete escaños del Partido Laborista, que fueron en contra de la disciplina de voto para apoyar al Gobierno.

Este documento, denominado Ley de la Gran Derogación, continuará el trámite parlamentario, tras haber sido aprobado con una mayoría de 36 diputados, con 326 votos a favor y 290 en contra.

La primera ministra británica, Theresa May, celebró la “histórica decisión” de la Cámara de los Comunes de “respaldar la voluntad del pueblo británico” y apoyar una ley que “aporta certidumbre y claridad” ante la salida del Reino Unido de la Unión Europea.