El Congreso, controlado por la oposición peruana, ha retirado este viernes su confianza al primer ministro, Fernando Zavala y a su gabinete, lo que obligará a que él y todos su ministros presenten su dimisión y se forme un nuevo Gobierno en 72 horas.

Si el Congreso no da su confianza a dos gabinetes, el presidente tiene la facultad de disolver esta Cámara y convocar nuevas elecciones. Entre las razones que han llevado a esta moción de confianza se encuentran una prolongada huelga de los profesores de enseñanza pública y el pulso del presidente con los fujimoristas.

Uno de los grandes puntos de polémica es el currículo nacional 2017, que busca la igualdad de género y que es rechazado por los grupos conservadores, que exigen retirar la “ideología del género” del documento y dicen que Educación promueve la homosexualidad.

Zavala presentó esta moción de confianza ante los intentos de la oposición de presentar una moción de censura contra la ministra de Educación, Marilú Martens. El Congreso que está dominado por el partido Fuerza Popular, encabezado por Keiko Fujimori, debatió durante 7 horas esta moción de confianza, en la que 77 diputados votaron en contra, 22 lo apoyaron y 16 se abstuvieron.