El periodista ruso Arkady Bábchenko, sobre el que las autoridades dijeron que había sido asesinado en Kiev este martes, dio una comparecencia este miércoles ante los medios para demostrar que estaba vivo. Bábchenko reconoció que había simulado su falsa muerte para desmontar, junto a las autoridades ucranianas, un verdadero plan ruso para acabar con su vida.

El Servicio de Seguridad de Ucrania afirmó que trabajó dos meses en este montaje con el fin de arrestar a las personas que presuntamente habían recibido la orden  de matar a Bábchenko. El reportero de guerra, de 41 años, explicó menos de 24 horas después, que la simulación de su muerte se debía a que quería desactivar un supuesto plan para asesinarlo.

Al inicio de la rueda de prensa, el director del Servicio de Seguridad de Ucrania, Vasili Gritsak, afirmó que tenían pruebas de que el Kremlin había pagado 30.000 dólares a un excombatiante ucraniano para asesinar a Bábchenko.