Cuatro centros de investigación de Estados Unidos, China y Corea del Sur han conseguido borrar una enfermedad hereditaria en un embrión. En la revista Nature se han publicado los resultados de este experimento en el que han utilizado técnicas de edición genética para corregir una cardiomiopatía hipertrófica.

Esta cardiopatía es una grave enfermedad hereditaria del corazón que provoca la muerte súbita en personas aparentemente sanas. Los embriones, que fueron concebidos por fecundación in vitro fueron corregidos pero no se implantaron en un útero porque el tratamiento es ilegal por el momento.

El científico Carlos Izpisúa, uno de los autores de este trabajo, comentó al diario ABC que “elegimos esta patología por ser la causa más común de fallecimiento repentino en deportistas jóvenes y porque basta con heredar una sola copia del gen defectuoso para enfermar. Pero si algún día se aplica en la clínica, podríamos corregir problemas de origen genético tan variados como algunos tipos de cáncer de mama o el síndrome de Down”.