Según informa el diario El País, el embajador de México en Uruguay, Francisco Agustín Arroyo Vieyra, escondió durante varios años 1,2 millones de dólares, lo que equivale a 1,1 millones de euros, en una cuenta de la Banca Privada d’Andorra (BPA).

El embajador, que milita en el partido de gobierno, Partido Revolucionario Institucional (PRI) habría cobrado en Andorra ingresos procedentes de un despacho de abogados en México, presidido por Pedro Raymundo Salinas Arrambide.

Arroyo Vieyra, que fue presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de los Diputados entre 2012 y 2013, reconoció haber recibido el pago, explicando que fue por un trabajo que no puede decir y que fue “un error” haber cobrado los fondos en Andorra.

En 2015, la Banca Privada d’Andorra fue intervenida por las autoridades y la mayoría de sus directivos procesados por corrupción, después de que Estados Unidos avisase de que los carteles de la droga de Colombia y México y compañías como la constructora Odebretch utilizaran este banco para blanquear capitales, pagando comisiones ilegales a partidos europeos y americanos. Andorra acabó con el secreto bancario el año pasado.

Arroyo ha explicado que se trata del cobro de un trabajo jurídico que desarrolló junto al despacho de abogados. La cuenta se abrió entre 2011 y 2012 y estuvo operativa durante al menos tres años. El embajador mexicano afirma que después de cerrar el depósito regularizó su situación con la Hacienda mexicana.