A primera hora de este jueves se ha registrado una baja participación en las elecciones impugnadas de Kenia, que prácticamente garantiza una nueva victoria del presidente Uhuru Kenyatta.

Los kenianos han comenzado a votar en una repetición de las elecciones que ha polarizado al país en ausencia del líder opositor Raila Odinga, quien está boicoteando las elecciones. En marcado contraste con las primeras elecciones, que el Tribunal Supremo anuló el mes pasado, muchos colegios electorales en los bastiones de Odinga tuvieron muy pocos votantes.

En la barriada de Kibera, situada en Nairobi, la policía disparó gases lacrimógenos contra partidarios de la oposición que intentaron colocar barricadas frente a un colegio electoral, lo que provocó que lanzaran piedras contra los oficiales. Escenas similares se repitieron en las ciudades occidentales de Migori, Siaya y Homa Bay.

Estos comicios son el último acto de esta polémica política que comenzó cuando el Tribunal Supremo anuló la victoria del Uhuru Kenyatta, en las pasadas elecciones del 8 de agosto.