Miles de antisistemas se dieron cita este jueves en Hamburgo para iniciar la marcha denominada “Bienvenido al infierno”, con el fin de protestar contra la cumbre del G20 en la que se reunirán los países más industrializados con las economías emergentes.

La marcha derivó en fuertes enfrentamientos entre los manifestantes y la policía en el centro de Hamburgo. Muchos de las personas que acudieron a la manifestación iban vestidos de negro, con capuchas y desplegaron un cubo de plástico gigante, en referencia al black block de las protestas antiglobalización.

Las fuerzas de seguridad les pidieron que se quitaran las máscaras, y alrededor de las ocho de la noche, algunos de los manifestantes lanzaron objetos contra la policía que intentó dispersarlos con gases lacrimógenos, porras y cañones de agua. A las 20:30 la policía ordenó el fin de la marcha en la que se congregaron 12.000 personas.