Este miércoles, los gobiernos encabezados por Mariano Rajoy y Nicolás Maduro llegaron a un acuerdo para recuperar sus relaciones básicas y restablecer el funcionamiento normal de sus embajadas, tras casi tres meses de crisis diplomática bilateral.

Los embajadores de ambos países, que fueron expulsados en enero, volverán a ocupar sus roles en los países de destino, como es habitual. La semana anterior, Jorge Arreza, ministro de Exteriores venezolano entregó una carta en la que pedía una tregua política y la normalización de sus relaciones a Alfonso Dastis, ministro de Exteriores de España.

Desde ese momento se han realizado varias negociaciones, que se han concretado este miércoles, en las que España ha aclarado en “en el marco del respeto mutuo y del Derecho Internacional”.  Con esta afirmación, el país ibérico se reserva su derecho a discrepar de nuevas y futuras actuaciones del Gobierno de Maduro.