Estados Unidos impondrá aranceles a las importaciones de acero y aluminio procedentes de países clave en América del Norte y Europa. El país norteamericano afirmó que a medianoche empezará un impuesto del 25% sobre el acero y del 10% sobre el aluminio sobre Canadá, México y la Unión Europea.

La noticia no fue bien recibida por Reino Unido, México y Canadá. Estas tarifas afectarán a productos como bobinas, acero chapado, losas, rollos de aluminio y tubos, materias primas que se utilizan ampliamente en la industria manufacturera, la construcción y la industria petrolera de los Estados Unidos.

La comisionada de comercio de la UE Cecilia Malmstrom dijo que era un “mal día para el comercio mundial”. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, dijo que la medida era “totalmente inaceptable”.

La Unión Europea no tiene “otra opción” que presentar el caso ante la Organización Mundial del Comercio e imponer aranceles a las importaciones estadounidenses, agregó.