La banda terrorista ETA anunciará su disolución el primer fin de semana de mayo, en un acto que se celebrará en el País Vasco francés, según informaron los abertzales.

La organización terrorista lleva meses trabajando en la declaración de desaparición, que estaba prevista entre finales de mayo y la primera quincena de junio.

De esta forma, ETA concluye el debate interno que había abierto entre su militancia para acordar y hacer pública su desaparición, al considerar que “su función y ciclo habían terminado”.

“El final del ciclo resulta cada vez más evidente y, como consecuencia de las decisiones tomadas, ya se ha producido en gran parte”, comenta la organización.