Los restos mortales del líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, fueron enterrados este domingo en una ceremonia privada en el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba. La ceremonia fue de carácter privado, por lo que solo pudieron asistir algunos familiares y líderes de otros países cercanos al dirigente.

La comitiva fúnebre  llegó a Santiago de Cuba el sábado, tras recorrer más de 100.000 kilómetros, desde La  Habana. Las cenizas se depositaron en un panteón que se construyó tiempo antes de forma discreta, para depositar sus restos, que permanecerán cerca a los del precursor de la independencia cubana, José Martí.

Los cubanos también se despidieron de Fidel Castro con un acto masivo, según informó la Televisión Pública Cubana, en la Plaza de la Revolución, donde el presidente Raúl Castro, dio un último discurso de despedida a su hermano.