Desde muy pequeña, Grace Rodson tuvo muy claro que iba a dedicar su vida a la música. Compartiendo trabajo y experiencias con artistas de la talla de Ricky Martin, Grace continúa dedicándose a su mayor pasión. En su último trabajo, Red Hot Fire ha querido marcar un punto de inflexión en su carrera y poner a la gente a bailar.
¿Qué te llevó a dedicarte al mundo de la música?
Es lo que siempre quise hacer, no hubo un momento que me planteara “dedicarme” a ello, simplemente estaba ahí, lo que sí hice fue no ignorar mi voz interior y arriesgarme a vivir de ello, lo que ha sido la decisión acertada.
Has trabajado con diversos artistas de fama internacional como Ricky Martin, ¿qué ha supuesto esto para ti?
Trabajar con gente reconocida es siempre motivo de aprendizaje y admiración. Los más grandes, como por ejemplo Ricky Martin o Bjórk, son un ejemplo de humildad y trabajo constante, y es al mismo tiempo por supuesto un honor trabajar con ellos.

Has obtenido varios premios como los GSD Latin Music Awards en 2011 a Mejor Álbum, Mejor Cantante Femenina y Mejor Canción, ¿qué significan para ti estos reconocimientos?
Esos premios fueron para mí de los más importantes recibidos aquí en el Reino Unido, además fueron dados a mi álbum debut, Now It Is Me, el cual fue producido por mí solita y fue una aventura irrepetible, y eso supuso un reconocimiento bárbaro a mi humilde trabajo, gracias por haber apostado por mí.
Has tenido una larga trayectoria en los escenarios de Reino Unido como en el London Latin Jazz Festival entre otros, ¿cómo has vivido estas experiencias?
Siempre es una ilusión actuar en escenarios nuevos y grandes festivales porque sabes que vas a llegar a un público más grande. Por ejemplo, ahora en agosto vamos a actuar en el Canary Wharf Jazz Festival y ese es uno de los grandes… Siempre hay adrenalina como si fuera la primera vez, sólo que vas con más seguridad en lo que haces, ya no tienes que estar pendiente de a ver si vas a cometer un fallo, sino que diriges esa energía a conectar más con el público.

Red Hot fireCon tu último álbum Red Hot Fire afirmas que has marcado un punto de inflexión en tu carrera, ¿por qué?
Red Hot Fire fue compuesto en cuestión de semanas, y los arreglos terminados en casi tres meses. Coincidió con una etapa de cambio en mi vida personal (en la relación con mi pareja y en la relación conmigo misma), difícil y excitante al mismo tiempo. Tardé tres años en publicarlo porque en la época que lo escribí todavía estábamos preparando el lanzamiento de mi anterior disco Samba in my bones, que es cuando estaba trabajando con JFM Records y GJ Tunes, y aunque yo empujé para publicarlo en su momento, mi manager me sugirió que esperase. Así lo hice, y ya no estoy trabajando con él. Otra decisión acertada.

Has contado con un gran elenco de profesionales para este nuevo trabajo como Roberto Pla o Andy Whitmore, ¿cómo ha sido trabajar con ellos?
Un privilegio. Con el maestro Roberto Pla llevo trabajado desde hace seis años, es el punto de referencia por excelencia de la música latina en el Reino Unido, y que yo cante en su banda es un honor. Lo invité a tocar sus timbales en mi canción He’s Waiting, que es en una onda “house”, y el contraste timbalero le queda muy bien. También contar con Andy Whitmore a la mezcla de algunos de los temas ha sido genial, ya que es uno de los productores más importantes del pop británico de los 90s y yo quería el sonido de sus synths y teclados en mi álbum.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?
Voy a ser la cantante principal del nuevo show latin-pop “Conga” y vamos a hacer un tour en Monte-Carlo a principios de Agosto. El show está producido por David King, que tiene gran reputación en los musicales y shows del West End, y coreografiado por Richard Marcel (Madonna, Diana Ross, George Michael, Tom Jones). Después actuaré con J-Sonics en el Canary Wharf Jazz Festival y a finales de agosto me voy a España a actuar con el pianista Daniel Pereira en las Fiestas de Baiona (un festival muy grande), en donde interpretaré canciones clásicas tales como “Adagio”, “La Vie en Rose” o “Caruso”. Todo esto por supuesto sin olvidar mis actuaciones regulares en Sarsastro (Covent Garden), OXO Tower (Southbank), Primo Bar (Westminster) o 100 Wardour St (Soho).
Race Grodson
Mi sueño es poder llegar al mayor público posible para transmitir un mensaje de amor al mundo a través de la voz y la música. Da igual que sea con audiencias pequeñas, cuando la gente al final de actuar viene y me dice: “¿qué es lo que has hecho hoy conmigo?”, eso me basta para estar satisfecha. Las casas se construyen bloque a bloque.