Una situación muy difícil es la que se le presenta a Holanda para clasificarse al Mundial de Rusia 2018.

El triunfo de Suecia en Bielorrusia (4-0) refuerza el segundo puesto de los escandinavos y dificulta mucho la misión para los holandeses, terceros con tres puntos menos.

Tres días después del doloroso revés sufrido en París ante Francia (4-0), la Oranje, tercera clasificada del Mundial de Brasil 2014, venció con un doblete de Davy Propper (minutos siete y 80′) y un tanto del veterano Arjen Robben (67′). Ivelin Popov (69′) firmó el único de los búlgaros.

A falta de dos compromisos para el final de las eliminatorias en ese grupo, Holanda no lo tiene nada sencillo, ya que necesita tener un paso perfecto en lo que resta y que Suecia falle. La diferencia de goles también juega en su contra (+11 contra +5), y ese es el primer factor a tener en cuenta en caso de igualdad a puntos.

En el partido pasado los tulipanes salieron decididos a borrar la mala imagen mostrada en el Stade de France y pudieron encarrilar el encuentro: en el minuto siete, Daley Blind asistió a Propper, quien batió al guardameta búlgaro con un disparo por bajo, ajustado al palo.

Bulgaria estuvo a punto de empatar en el 17′, cuando Georgi Kostadinov envió de cabeza al palo. En la segunda mitad, el tanto de la supuesta tranquilidad, el del 2-0, lo firmó Robben, quien aprovechó para empujar a la red un pase de la muerte de Blind.

Los búlgaros respondieron dos minutos más tarde (69′), redujendo a 2-1, cuando Popov tocó de cabeza en el área un balón colgado mediante una falta, pero los holandeses sofocaron la reacción con el segundo de la tarde para Propper (80′), de cabeza a pase de Quincy Promes.