El monstruoso huracán Irma azotó el estado de la Florida durante todo el fin de semana dejando un saldo de 3 muertos, destrozos e inundaciones.

Ahora sigue su curso hacia el norte del Estado, aunque debilitado después de que aterrizara en Marco Island por segunda vez, tras lo cual bajó a categoría 2. Sin embargo continuaba causando estragos en ciudades como Naples y Tampa, en la costa oeste del Estado.

Un total de 2 millones de personas se quedaron sin electricidad cuando llegó la tormenta que dejó inundaciones épicas en varias ciudades, sobre todo en Miami. “Oren, oren por todos en la Florida”. dijo el Gobernador Rick Scott en una entrevista.

Irma llegó a golpear con una categoría 4, pero por la tarde de este domingo se había debilitado a una categoría 2 con vientos de 110 mph (177 kilómetros por hora). Los meteorólogos advirtieron que algunos lugares en el continente podría llegar a 15 pies de agua, lo que podría dificultar las labores de reconstrucción.

No obstante el presidente Donald Trump firmó un decreto de ayuda para los que queden más vulnerables en el Estado. También se impusieron toques de queda en Miami, Tampa, Fort Lauderdale y gran parte del resto del sur de la Florida.