Las protestas contra los líderes de la República Islámica en Irán se incrementaron este lunes con nuevas manifestaciones. Además, la televisión estatal iraní informó de que un guardián de la revolución, un policía, seis manifestantes y un niño de 11 años aumentaron el número de víctimas mortales, que ya supera la veintena.

Según informó Reuters, el Ayatollah Ali Jamenei, líder supremo, acusó a los enemigos de Irán de estar detrás de las manifestaciones. “Los enemigos han usado distintas herramientas como dinero, armas, política y aparatos de inteligencia para crear disturbios en la República Islámica”, expresó el dirigente islámico.

Seis manifestantes fallecieron en unos enfrentamientos con la policía cuando trataban de asaltar la comisaría de Qahderijan, un niño de once años murió por disparos de manifestantes en Jomeinyshahr y un miembro de los Guardianes de la Revolución pereció, tras un disparo de un fusil en Kahriz Sang. En los últimos días, cientos de personas han sido arrestadas en todo el país.