La reina Isabel II de Inglaterra, ha pedido este jueves a los líderes de la Commonwealth, que se han reunido esta semana en Londres durante su cumbre bianual, que elijan a su hijo Carlos, como sucesor de la organización.

Este rol no es hereditario. Según informó la BBC, el tema de la sucesión lleva tratándose de forma discreta un tiempo, por un “grupo de alto nivel” que revisa la gobernanza de la Commonwealth. Se prevé que este viernes, los 53 líderes de la organización que están en el palacio de Buckingham, tomen una decisión a este respecto.

La reina expresó: “Es mi sincero deseo que la Commonwealth siga ofreciendo estabilidad y continuidad durante las futuras generaciones, y que decida que algún día el príncipe de Gales continúe la importante labor que empezó mi padre en 1949”.