La caravana centroamericana que está atravesando México y cuyo objetivo era llegar a Estados Unidos ha decidido renunciar a su llegada a Estados Unidos.

La decisión fue tomada después de los tuits enviados por el presidente estadounidense, Donald Trump, quien amenazó con enviar a la Guardia Nacional a la frontera o cortar los fondos de ayuda a Honduras.

Por estos motivos la caravana de migrantes, compuesta por 1.100 personas, decidió que su objetivo ya no es llegar a Tamaulipas, sino a la ciudad de Puebla, en el centro de México.

Rodrigo Abeja, uno de los organizadores de la caravana explicó: “Vamos a llegar hasta Puebla en distintos autobuses. Allí se informará a los inmigrantes de las opciones legales que tienen y de las dificultades para conseguir el estatus de refugiado en Estados Unidos”.