La CUP ha frenado este jueves la investidura de Jordi Turrull como candidato a la presidencia de la Generalitat en el Parlamento de Cataluña. Esta situación deja en una situación muy incómoda a Jordi Turull, quien quería declarar el viernes ante el juez Pablo Llarena como presidente investido en primera votación por mayoría absoluta.

El debate de investidura, que fue convocado ayer por el presidente del Parlament, Rogert Torrent, y duró más de cinco horas. El pleno votó la candidatura de Turull, que contó con los 64 votos de de JxCat y ERC. Los cuatro diputados de la CUP se abstuvieron y los 65 diputados de Ciudadanos, PSC, PPC  y Catalunya en Comú-Podem votaron “no”.

JxCat quería investir hoy a Turull, antes de que fuera la vistilla del Tribunal Supremo, que podría dictar prisión preventiva, por lo que aún no es segura la segunda votación de investidura.