En la noche de ayer, se disputó el que fuera el último derbi madrileño en el estadio Vicente Calderón. Para gusto de los aficionados del Atlético de Madrid, la victoria se quedó en casa con un 2-1, pero no fue suficiente para remontar el mal resultado que tenían en su contra.

La semifinal de la Champions League quiso que se enfrentaran a estos dos grandes equipos de la liga española, como son el Atlético de Madrid y el Real Madrid. En el partido de ida el Real Madrid se aseguró un buen resultado con un contundente 3-0 en el Santiago Bernabéu.

Por lo tanto, el equipo de Cholo Simeone tenía que salir en el partido de vuelta en casa a por todas. Y así fue, en tan solo 19 minutos de encuentro en el Vicente Calderón el Atlético de Madrid mandaba en el marcador por 2-0. Contando con el sensacional apoyo de sus aficionados y la presión del estadio el atlético jugó los primeros 20 minutos magníficos. A partir de este momento el Real Madrid pasó a dominar el balón y fue entonces cuando tras una excelente jugada de Karim Benzema, Isco Alarcón metió el 2 a 1.

Tras esto, tanto el Atlético como el Real Madrid crearon ocasiones, algunas muy claras como el cabezazo de Gamerio con una parada sensacional del guardameta Keylor Navas. Pero el marcador ya no se movió más.

El pitido final indicó que el Real Madrid se enfrentará en Cardiff al Juventus, que se clasificó tras derrotar al AS Monaco.

Los aficionados del Atlético de Madrid premiaron a sus jugadores con unos canticos y aplausos bajo la lluvia de Madrid.

 

Ricardo Alvarado