Carmen Lamela, jueza de la Audiencia Nacional, envió a la cárcel a última hora de este lunes a Jórdi Sánchez y Jordi Cuixart, líderes de la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium, principales instituciones que apoyaron el independentismo.

La magistrada les acusa de un delito de sedición por dirigir y alentar a las masas supuestamente el 20 y 21 de septiembre para impedir que se realizara la operación Anubis contra la coordinación del referendo independentista catalán del 1 de octubre.

Asimismo, la jueza rechazó la petición de la Fiscalía para enviar a prisión sin fianza a Josep Lluís Trapero, comisario mayor de los Mossos d’Esquadra, imponiéndole medidas cautelares leves. Lamela considera a los dos encarcelados organizadores de las grandes manifestaciones del independentismo, como las Diadas el 11 de septiembre y las protestas del 20 y 21 de septiembre.