La justicia alemana ha decidido este jueves poner en libertad a Carles Puigdemont, dando un  vuelco a su caso. La Audiencia territorial de Scheweslig Holstein considera “inadmisible” el delito de rebelión, razón por la que el expresidente de la Generalitat está procesado en España.

Sin embargo, la justicia alemana sí tramitará la solicitud de extradición del Tribunal Supremo por el delito de malversación de fondos  públicos. De esta forma, los jueces alemanes piensan que no hay indicios de que “vaya a estar en riesgo de persecución política”, cuando sea enviado a España.

La noticia de se dio a conocer a través de un comunicado de la Audiencia Territorial y en la que también “se le acusa de malversación, una acción concreta que también es punible según la ley alemana y no por sus convicciones políticas”. Para quedar en libertad, Puigdemont debe pagar una fianza de 75.000 euros.