El Tribunal Supremo de Reino Unido ha establecido que el Parlamento británico debe ser consultado para activar el Brexit. El máximo tribunal establece esta decisión después de una demanda que decía que la aprobación de la salida de Reino Unido de la Unión Europea debía pasar por el Parlamento.

La primera ministra, Theresa May, anunció hace un mes aproximadamente que el proceso del Brexit comenzaría en marzo de 2017, pero un grupo de opositores al Brexit recurrieron ante la decisión de salir de la Unión Europea.

Los demandantes  utilizaron como argumento el hecho de que el referendo celebrado en junio era consultivo y no vinculante, razón por la que el Gobierno no puede activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que establece la posibilidad de salida de la Unión Europea de un Estado miembro, sino que es el Parlamento el que tiene potestad para hacer ese cometido.