El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, se enfrentó este lunes a la justicia por su relación con el caso Odebrecht debido a una supuesta asociación ilícita. La Corte Nacional de Justicia pidió prisión preventiva contra él, después de que el fiscal general del Estado, Carlo Baca Mancheno, solicitase esta alternativa para el vicepresidente, que hasta el momento solo tenía prohibido salir del país.

Además, los miembros de su partido Alianza PAÍS, debían decidir si pedían su renuncia como vicepresidente la República, algo que Glas nunca ha querido. También han solicitado al juez que lleva este caso, que congele las cuentas y le prohíba de enajenación de sus bienes.

Jorge Glas expresó estas palabras “no se preocupen; no tienen que buscarme, estoy donde siempre. No voy a escapar. Los inocentes jamás huimos”.