El Instituto Nacional de Estadística y Geografía del Gobierno mexicano (Inegi) presentó esta semana su primera encuesta para saber el impacto que tiene el marco regulatorio gubernamental en comercios y empresas.

Entre las conclusiones más destacadas de este estudio se encuentra que estas compañías pagaron unos 88 millones de dólares (1.600 millones de pesos) durante 2016 para evitar multas y sanciones o agilizar trámites. Esto significa que de media, cada empresa pagó unos 672 dólares (12.243 pesos) en sobornos durante el año pasado. Según informa el diario El País, esta cifra supera ocho veces el salario mínimo mensual del país.

Este estudio consultó a 34.681 empresas, de pequeño y gran tamaño. Cada uno tuvo que realizar una media de 19,5 trámites en oficinas de los tres niveles gubernamentales. Los empresarios más afectados por esta cantidad de trámites son los dueños de negocios pequeños.

Sin embargo, la encuesta refleja que entre mayor es la empresa, mayor es la cantidad de actos de corrupción. Las pequeñas empresas registraron 534 víctimas de corrupción por cada 10.000 unidades de negocio, mientras que las grandes compañías dejaron 1.317 víctimas afectadas por delitos de corrupción por cada 10.000 unidades.