Las fuertes  nevadas están afectando a diferentes partes de Reino Unido, causando cortes en las carreteras y en las líneas de ferrocarril. Las autoridades han advertido de que las condiciones de conducción son “traicioneras” en diferentes lugares.

La ola de clima invernal y temperaturas muy bajas se está desplazando hacia el oeste. Cientos de trenes han sido cancelados, muchas escuelas están cerradas y se ha pronosticado que algunas comunidades rurales queden aisladas.

Kent, Surrey, Suffolk y Sussex están entre los condados más afectados, con entre 5 y 10 cm de nieve, mientras que el noreste de Inglaterra ha recibido hasta 8 cm.

Las advertencias meteorológicas de Amber Met Office están vigentes en esas áreas, lo que significa que existe un posible riesgo para la vida y la propiedad. Una advertencia amarilla menos severa se aplica a un área mucho más amplia, que cubre gran parte de Escocia, Inglaterra y Gales.