Las fuerzas aéreas de Estados Unidos no inscribieron los antecedentes violentos del asesino de Texas en el registro oficial de la fuerza pública. El organismo aéreo perteneciente al Ejército reconoció este lunes que no registró el historial del ex aviador Devin Kelley en el registro de información criminal, lo que habría impedido su acceso legal a las armas.

Kelley, este domingo mató a tiros a 26 personas e hirió alrededor de otras 20 personas en una iglesia baptista de Sutherland Springs. Hace cinco años Kelley fue condenado a dos cargos contra su esposa y su hijastro en un consejo de guerra.

En Estados Unidos es ilegal vender armas a una persona que ha sido condenada por un delito de violencia doméstica, pero el establecimiento donde compró las armas alegó que comprobó dos veces sus antecedentes en el registro de criminales y no encontraron su nombre.