Un estudio científico ha relacionado el hecho de vivir cerca de una carretera transitada con el aumento de las posibilidades de sufrir demencia. Esta enfermedad es uno de los principales problemas de salud pública de este siglo, ya que daña a la memoria y al pensamiento de las personas, causando problemas tanto a pacientes como familiares.

Según el investigador de la agencia de salud pública de Ontario, en Canadá, Hong Cheng, la contaminación producida por los vehículos podría ser uno de los motivos de la demencia. Cheng ha analizado durante más de diez años la salud de los 6,6 millones de personas que viven en este territorio de Canadá.

Los resultados del estudio señalan que las personas que viven a menos de 50 metros de una carretera con un alto volumen de tráfico tienen un 7% más de posibilidades de sufrir demencia que una persona que viva a más de 300 metros de una vía transitada.

Cheng afirmó en la revista médica The Lancet, que su estudio sugiere que “las políticas que son efectivas para reducir la exposición a la contaminación del tráfico tienen un beneficio potencial para la prevención de la demencia”. Actualmente 47 millones de personas sufren demencia en todo el planeta y se espera que para 2050 sufran este síndrome 135 millones de personas.