Aunque inició su carrera como artista plástica, esta mexicana radicada en Londres, encontró en el cine documental su mejor medio de expresión en el mundo del arte, sobre todo, para dar voz a otras personas a través del planteamiento de temas sociales. Después de su primera película Tierra Caliente, Laura va a estrenar su segundo filme Hermanos en el festival de Raindance, el 25 y el 27 de septiembre en el Vue de Leicester Square. Hermanos es una propuesta sobre la crisis migratoria México – Estados Unidos, que no se pueden perder.

Desde su más tierna infancia, Laura Plancarte tuvo claro que quería ser artista. Como ella misma dice: “Aunque te tratas de escapar sigue ahí. Desde muy chiquita dibujaba, luego pinté, luego construía cosas…” Laura estudió Arquitectura por el deseo de su familia, ya que temían que ella siendo artista no pudiera ganarse la vida.

“La arquitectura es una extraordinaria carrera porque te da una disciplina, una herramienta y un entendimiento en el sentido de cómo crear una estructura. Trabajé como arquitecta durante dos años, pero esta parte de ser más creativa, de tener tu propia expresión y dejar tu huella como autor me llevó a dedicarme a las artes plásticas y visuales, para luego a venir a Londres para estudiar cine”, comenta.

De esta forma, el cine pasó a ser la piedra angular de Laura para expresar su arte y surgió su primer largometraje Tierra Caliente. “Yo creo que cuando uno es artista tienes voz y eso es un gran privilegio, entonces llegó un punto en mi carrera en el que yo estaba usando mi voz simplemente para expresar mis propias ideas, mis propias visiones, cuando realmente hay asuntos urgentes en este mundo y en una escala social mucho más importante. Cuando uno está buscando algo en la vida a final de cuentas lo encuentra, y fue entonces cuando apareció  la familia de mi primera película Tierra Caliente”.

Una de las escenas de la película Tierra Caliente. Laura Plancarte.
Una de las escenas de la película Tierra Caliente. Laura Plancarte.

Laura decidió contar esta historia, porque muestra el hecho de que pese a la violencia que se vive en esta región de México, hay una esperanza, ya que sigue existiendo un verdadero espíritu de comunidad. La película cuenta la historia de una familia que vive en esta región de México, en la que el narco mata al esposo de una de las hermanas. El marido de esta mujer, que era taxista, desaparece durante la noche y al día siguiente a las seis de la mañana había más de 100 taxistas reunidos para ir a buscarlo. El documental muestra que “hay gente que sigue luchando por su comunidad, que es solidaria y que no es ese México desesperanzado donde no hay solución. Es por eso que tomé la decisión de hacer esta historia”, añade.

Este mes de septiembre Laura Plancarte va a estrenar su segundo largometraje, Hermanos. Una película que trata el tema migratorio México – Estados Unidos desde un punto de vista muy diferente al habitual, ya que une las dos visiones que hay sobre este problema, y en lugar de crear más distancia busca la similitud que hay entre los seres humanos.

El documental cuenta la historia de dos hermanos mexicanos que han entrado cinco veces ilegalmente a Estados Unidos. Allí han hecho de todo, han sido pintores, pulidores, etc., incluso transportaron droga de un Estado americano a otro, razón por la que estuvieron en la cárcel. Actualmente están deportados de por vida en México, es decir, que desde que pisen suelo estadounidense van a prisión.

La gran pregunta de esta película es saber por qué quieren volver a Estados Unidos después de no haberles ido bien allá. “Al empezar a trabajar con ellos me di cuenta de que era un asunto más complejo y que no era una mera cuestión económica. El tema de los hermanos es la búsqueda de lo que les ha faltado. Lo que más pesa en su vida, es que cuando ellos eran niños el papá murió y la mamá no pudo con la situación de tristeza de haber muerto su pareja y ella tener a los hijos, entonces decide marcharse a Estados Unidos con el pretexto de que era la mejor manera de mantenerlos”, explica Laura. Estos hermanos crecen sin tener ni  una familia ni una educación y “esto les hace tener un vacío tan grande que por eso están dispuestos a seguir cualquier cantidad de riesgos”.

“En esta película quería una historia paralela que nos muestre cómo es la vida en Estados Unidos, cómo es ese gran sueño, y fue cuando conocí a Vanessa, una mujer americana de 56 años, que es republicana y que estaba totalmente proTrump. Lo que me hace escoger la historia de Vanessa es la gran similitud que tiene con la historia de los hermanos mexicanos, a pesar de que si uno los ve por fuera diría que son totalmente diferentes, todos están buscando el afecto y la aceptación familiar”, afirma Laura.

Vanessa, una de las protagonistas del documental Hermanos. Laura Plancarte.
Vanessa, una de las protagonistas del documental Hermanos. Laura Plancarte.

Vanessa tuvo una relación ausente con su padre porque su hermana estaba enferma  y él tuvo que trabajar muchas horas para cubrir sus gastos y el poco tiempo libre que tenía pasarlo cuidando a su hermana. Entonces, Vanessa lleva buscando toda su vida ese padre, por eso ha tenido una relación mala tras otra, que reflejará en las promesas de Trump.

Desafortunadamente, ella pierde su casa debido a la crisis financiera de 2008 y decide volver a Montana, el Estado de donde es originaria. “Al encontrarse ella con su pasado es donde tú como espectador descubres, que más allá de medios económicos a través de Trump, lo que está buscando es una cuestión más primitiva, es la aceptación de que te quieran y de que ha de existir una familia, porque es una mujer que está hoy en día completamente sola”, explica.

Se ve que “tanto unos como otros, lo que están necesitando es que alguien los acoja y les dé un hogar. Al final de la película vemos que no hay sueño americano para la mayoría de los mexicanos que quieren ir allá, ni para los americanos de clase baja. Este sueño americano es un gran espejismo para la mayoría de la gente, muy poca gente lo ha logrado, sí es que ha existido este sueño americano”, asegura Laura.

La película se estrenará el 25 y el 27 de septiembre en el festival Raindance de Londres, que tendrá lugar en el Vue de Leicester Square. Además,  Laura está trabajando para el estreno del largometraje en Los Ángeles y para el estreno del filme en México el próximo año. Entre los próximos proyectos de Laura está la idea de hacer una nueva película, muy probablemente relacionada con Estados Unidos, y para los que Laura quiere hacer un viaje de exploración.

Mientras tanto esta joven cineasta, que refleja temas sociales a través de historias reales y de elementos artísticos, tiene como gran sueño “poder hacer cine hasta que me muera”.  “Hacer cine es costoso, es un privilegio poder hacerlo y ojalá pueda seguir haciéndolo porque no veo mi vida sin él”.

Elizabeth Santana