Un sismo de magnitud 7,3 en la escala de Richter ha afectado este domingo las regiones que se encuentran en la frontera entre Irak e Irán, las regiones en la que se hayan la mayoría de los habitantes kurdos de esos países.

Según informó el Instituto Geológico de Estados Unidos, el terremoto tuvo lugar a las 21.18 (hora local), dejando al menos  415 muertos y más 7.000 heridos, la mayoría en el área perteneciente a Irán.

Mientras tanto, los equipos de rescaten tratan de encontrar al mayor número posible de supervivientes entre los escombros. El epicentro del sismo está a unos 50 kilómetros al norte de Sar-e Pol-e Zaham en Irán, localidad más afectada por el terremoto donde murieron 280 personas.

La mayoría de las víctimas en territorio iraquí se produjeron en Halabya y sus alrededores, donde fallecieron ocho personas hubo al menos 336 heridos.