Los ministros esperan llegar a un acuerdo temporal con la Unión Europea para retener los beneficios clave de la unión aduanera durante un período intermedio posterior al Brexit, con el fin de evitar que el comercio transfronterizo se detenga.

El Gobierno utilizará un documento de posición publicado el martes para revelar que, por un breve período, buscará un acuerdo que permita el tránsito de mercancías a través de las fronteras para continuar como ahora, tal vez mediante una “unión aduanera temporal”.

Los ministros esperan que esto evite las perturbaciones económicas al dar a las empresas y los funcionarios tiempo para prepararse para un nuevo régimen aduanero. Además,  se evita la limitación de que los miembros de pleno derecho de la unión aduanera no puedan hacer acuerdos comerciales independientes con terceros países.

El documento rechazará también la idea de un largo período de transición, durante el cual se mantiene el statu quo mientras las negociaciones avanzan: una opción favorecida por los conservadores de la UE y grupos empresariales, incluyendo la CBI.

El Gobierno no ha especificado ningún límite de tiempo para el acuerdo provisional, pero los ministros que participan en las negociaciones creen que algo más de dos años sería poco probable que tuviera el respaldo de los socios de Gran Bretaña en la UE.