Theresa May cerró el congreso político de su partido en Manchester con un accidentado discurso, en el que un espontáneo se aproximó al atril para darle una carta de despido y fue interrumpido por varios ataques de tos.

Durante su discurso Theresa May no dedicó mucho tiempo a la salida de Reino Unido de la Unión Europea y se centró en las políticas internas. Entre las medidas que quiere aplicar dentro del país se encuentran la de poner un tope de gasto a los recibos de gas y luz, la construcción de viviendas sociales y congelar el incremento de la inflación en las matrículas universitarias.

Con estas iniciativas, la líder conservadora pretende contrarrestar el avance del Partido Laborista, que ha crecido desde las elecciones de junio y en las encuestas. Asimismo, Theresa May, ha pedido disculpas por los resultados de las elecciones de junio, en las que la formación perdió la mayoría absoluta.