La primera ministra británica, Theresa May, ha propuesto que los cerca de tres millones de ciudadanos que viven en la Unión Europea puedan permanecer en el Reino Unido después del Brexit.

Un nuevo “estatuto establecido en el Reino Unido” les daría a los inmigrantes de la Unión Europea que hayan vivido en el Reino Unido durante cinco años los derechos a permanecer en el país y el acceso a la educación, la sanidad pública y los beneficios.

Esta propuesta fue anunciada por May en la cumbre de Bruselas, pero dependería de que el resto de los países de la Unión Europea garanticen a los ciudadanos británicos los mismos derechos.

La canciller alemana, Angela Merkel, calificó este anuncio de “buen comienzo”, sin embargo, el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, expresó que la propuesta era “demasiado pequeña y demasiado tarde”.

Muchos ciudadanos de la Unión Europea que residen en el Reino Unido y ciudadanos británicos que viven en otros países de la Unión Europea, están preocupados por lo que sucederá cuando el Brexit se produzca. La fecha límite para que Reino Unido abandone la Unión Europea es el 30 de marzo de 2019.