Este domingo en Chile, Michelle Bachelet, entregó de nuevo la banda presidencial al político de derecha, Sebastián Piñera. Al igual que ocurrió en 2010, después de su primer mandato, la socialista y su coalición de centro izquierda no lograron mantener el poder.

En esta segunda oportunidad que el electorado ha dado a los conservadores, buscarán retomar la política de acuerdos e impulsar nuevamente el crecimiento económico. Piñera quiere llegar a grandes consensos, ya que ningún sector político tiene mayorías para gobernar.

Después de que se produjera el cambio de mando en el Congreso de Valparaíso, la primera actividad del presidente ha consistido en visitar un centro de jóvenes y niños en riesgo de exclusión social.