La tensión en Cataluña crece conforme se acerca la fecha del referéndum del 1 de octubre.

Tras una larga noche de amenazas, protestas y advertencias en Barcelona, este jueves, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado que hay “planes de contingencia” para poder votar”.

Puigdemont llamó a los catalanes a que sigan “defendiendo” el 1-O con “civismo y firmeza” frente a un presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

A juicio de Puigdemont, Rajoy ha cruzado “muchas líneas rojas” al actuar como lo ha hecho en Cataluña.

En un mensaje, Puigdemont ha asegurado que están “completamente apoyados y preparados para afrontar los embates que vendrán” para el día 1 de octubre.

Según Puigdemont, “ya no es una cuestión de decidir un vínculo político con el Estado sino de si queremos vivir en un régimen plenamente democrático que respete las libertades”.

Rajoy, ha denunciado Puigdemont, “ha cruzado esta semana muchas líneas rojas como para que las tengamos que contemplar con indulgencia”.