El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, declaró como testigo en el juicio de la trama de corrupción Gürtel, donde aseguró que nunca se ha ocupado de los aspectos económicos de su partido y que el PP “jamás” recibió donativos de empresarios en efectivo.

Rajoy también negó haber cobrado los sobresueldos en b, que había apuntado a su nombre el extesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, entre 1990 y 2004. El líder del Ejecutivo expresó: “Son absolutamente falsos: cobrábamos un sueldo de diputado y bastantes personas tenían un complemento que abonaba el partido y que se declaraba a Hacienda; cuando dejamos el Gobierno dejamos de cobrarlo porque no se podía hacer”.

El secretario general del Partido Socialista, Pedro Sánchez, ha pedido públicamente la dimisión de Mariano Rajoy como presidente. Por su parte, el líder del Ejecutivo, ha dicho que está satisfecho de haber cumplido su deber como ciudadano español al ir a declarar a la Audiencia Nacional.