El aeropuerto de la City, ubicado en el este de Londres, volvió a abrir este martes sus puertas, después de que este lunes tuviera que cerrarlas por el hallazgo de una bomba de 500 kg de la II Guerra Mundial, en las inmediaciones del río Támesis.

El artefacto fue encontrado el pasado domingo, cuando estaban haciendo unas obras en el muelle del rey Jorge V. El aeropuerto tuvo que cancelar todos sus vuelos, afectando a 16.000 pasajeros.

La bomba se trasladará a un lugar seguro para ser desactivada. La policía ha levantado las medidas de seguridad, que decretaron tras el descubrimiento, como el desalojo de los residentes que viven en un perímetro de 214 metros a la redonda de donde estaba el artefacto.