Reino Unido busca acercar posturas con China ante su salida de la Unión Europea.  La primera ministra británica, Theresa May, llegó este miércoles a Pekín con el fin realizar vínculos con el gigante asiático, uno de sus mayores socios comerciales.

Theresa May, que defendió la libertad de que su país pudiera firmar acuerdos bilaterales una vez Reino Unido deje la Unión Europea, ha conseguido que China se comprometa a que continuará teniendo lazos comerciales con Reino Unido aunque se vaya de la Unión Europea.

El primer ministro chino, Li Kepiang, comentó que “nuestra relación no cambiará a raíz de los cambios que pueda haber entre Reino Unido y la Unión Europea”. Esta es la primera visita oficial que hace Theresa May a China desde que llegó a Downing Street.