Este martes, la justicia británica, ha decido continuar con la orden de arresto que hay contra el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, que lleva seis años refugiado en la Embajada ecuatoriana en Londres.

Emma Arbuthnot, la jueza que dijo que no a levantar la orden de detención contra Assange el 6 de febrero, debía especificar si esta orden era de interés público, tal y como pidieron los abogados del fundador de WikiLeaks.

La jueza ha reiterado su decisión de mantener la orden y ha rechazado el argumento de la defensa de que perseguirle por incumplir sus condiciones de fianza no es de interés público.

Assange, entró en 2012 en la Embajada de Ecuador en Reino Unido, disfrazado de mensajero en moto, para pedir asilo político. Su objetivo era eludir una extradición a Suecia, donde fue acusado de violación y agresión sexual, algo que él niega.

La fiscalía sueca archivó la investigación contra Assange en mayo del año pasado, sin embargo, en Reino Unido, su orden de detención sigue vigente.